Cuando pensamos en hacer un viaje a un país como Nueva Zelanda donde hay muchas zonas naturales que están alejadas de los grandes centros de las ciudades hay que tomar las precauciones necesarias para que no ocurra nada que pueda estropear nuestras vacaciones. Una buena medida es hacerse con un buen kit o maletín de primeros auxilios que desde luego es siempre aconsejable.

kit-medico.jpg

En este kit no deben faltar elementos las clásicas tiritas, antibióticos de uso tópico, mercromina para las heridas o rasguños, linterna por si viajas por zonas naturales de noche ya que es algo muy importante que necesitarás. Además no debes olvidarte de sales rehidratantes por si pruebas agua que no esté en muy buenas condiciones y tienes diarreas. Además fundamental un buen protector solar ya que hay zonas en que los rayos solares inciden de una manera muy peligrosa sobre la piel.

Si eres una persona a la que el viajar en medios de transporte o volar le produce náuseas no debe faltar en este kit pastillas para los mareos ya que es fundamental para que no te cause malestar. Interesante también llevar un termómetro que desde luego siempre resulta interesante llevarlo así como calmantes para el dolor, cremas, pastillas purificadoras del agua, entre otras muchas cosas.

Es desde luego una lista interminable pero no hace falta que te lleves todo ya que eso dependerá de la zona a la que pienses ir y también la actividad y duración de tu viaje por lo que es preciso que selecciones aquellas cosas que te sean útiles. Es mejor siempre llevar más cosas de la cuenta que luego poder necesitar alguna que no llevas.

Vía:Viajablog