Los ataques de Israel sobre la Franja de Gaza tienen sus consecuencias más allá de sus fronteras, ya que en Nueva Zelanda se están dando casos de que establecimientos como bares y demás, no dejan entrar a las personas procedentes de Israel. Esto es una muestra de discriminación total y no tiene ninguna justificación.

nueva-zelanda.jpg

Es lamentable que los dueños de estos locales de Nueva Zelanda tengan que culpa de este modo a las personas de Israel por algo en lo que no pueden intervenir ni opinar, ya que es algo de su gobierno y ejército. Los habitantes de Israel están siendo discriminados y eso es algo que no debemos permitir.

Por desgracia, la forma de protestar ante estos ataques que tienen los dueños de bares en Nueva Zelanda es impidiendo la entrada a personas de Israel, como se hacía hace tiempo con judíos, personas de color, entre otros colectivos discriminados. Es una triste realidad la que se está viviendo a casa de los indiscriminados ataques de Israel.