Un viaje extraordinario por Nueva Zelanda nos lleva por ejemplo al Parque Nacional Fiorland que es una maravilla de la naturaleza y que para todo turista es una visita casi obligada ya que es un lugar que nunca olvidarás. Este parque nacional está ubaicado en la zona suroeste de la isla sur de Nueva Zelanda y es un auténtico espectáculo natural muy visitado por los turistas ya que es uno de los muchos atractivos que tiene este país.

fior.jpg

Este parque no sólo es muy visitado sino que es el más grande de los 14 parque nacionales que existen en toda Nueva Zelanda ya que tiene un área total de 12.500 km². Es un área de parque realmente grande y donde llegan muchos turistas deseosos de contemplar las bellezas naturales de un país que tiene mucho que ofrecer a los visitantes. Además suelen venir muchos escaladores y personas que le gustan el senderismo y excursiones a la naturaleza.

fior2.jpg

Es un parque muy importante ya que está lleno de valles realmente hermosos, montañas que hacen de esta zona única como las montañas Kepler y Murchison. Alrededor del parque podemos ver una serie de lagos que lo bordean como el conocido lago Te Anau, lago Manapouri, lago Monowai y el lago Hauroko. El poder contemplar todos estos lagos maravillosos y de una gran extensión es otro de los muchos espectáculos que no se deben perder

Otro atractivo para el turista es poder ver las estupendas cataratas de Sutherland. Además el turista podrá disfrutar de una fauna y flora muy variada. Entre los animales y criaturas extraordinarias este parque alberga a delfiines, focas, roedores y además cuenta con una gran diversidad de pájaros realmente hermosos de ver. Como curiosidad también aquí se encuentra el único loro no volador del mundo que es el Kakapo. Para llegar a este parque una de las entradas es por la carretera a Milford.